Frente a las preguntas, retos y cambios que la vida presenta, una terapia es un espacio  para reflexionar en conjunto acerca de las situaciones que resultan problemáticas - Pensar en conjunto para actuar diferente.

Terapia Familiar

Todas las personas somos seres sociales. Es decir, nuestra crianza y nuestro crecimiento se logran en el contexto de distintas relaciones que dejan una marca en nuestra vida. Por esta razón, la terapia sistémica se enfoca en la forma en que nos relacionamos con otros, en quiénes somos y qué hacemos en nuestros vínculos más íntimos para develar cómo se construye la situación que aqueja a algunos integrantes de la familia y que motiva a la consulta.

Terapia de Parejas

Estar en pareja es una empresa humana en la que dos historias diferentes confluyen bajo proyectos semejantes. Esto implica que necesariamente habrán acuerdos, pero también desacuerdos frente a los cuales la pareja tendrá que construir posibilidades de resolución. No obstante, son los desacuerdos los que permiten crecer a la pareja y éstos pueden tomar distintos significados y ser: un desafío, un obstaculo o una oportunidad.

¿Cómo entendemos el Cambio?

Nuestras decisiones abren la posibilidad al cambio. Cada nueva decisión funda una nueva realidad, es decir, genera influencia sobre cómo actuamos,  cómo percibimos el mundo y sobre cómo nos relacionamos con otros. Hay momentos en los que resulta díficil tomar una decisión, enfrentarla, aceptarla o cuestionarla. La terapia sistémica es un espacio que acompaña en un proceso de cambio, sea por una decisión propia o por las diferentes circunstancias que lo precipitan.


De todas las ilusiones, la más peligrosa consiste en pensar que no existe sino una sola realidad–Paul Watzlawick

La familia debe enfrentar el desafío de cambios tanto internos como externos y mantener, al mismo tiempo, su continuidad, y debe apoyar y estimular el crecimiento de sus miembros mientras se adapta a una sociedad en transición. Estas tareas no son fáciles de encarar.–Salvador Minuchin

La crianza de un niño ofrece múltiples posibilidades para el crecimiento individual y para consolidar el sistema familiar. Al mismo tiempo, es un campo en el que se disputan muchas batallas arduas. –Salvador Minuchin